5 dic. 2009

Por: Cindy J. Rodríguez Rivera

“Relatividad” una pintura muy famosa realizada en el 1953 por el artista y holandés Maurits Cornelis Escher, conocido popularmente como M.C. Escher. Una obra realizada en litografía. En esta obra se puede observar que hay unos edificios con hombres subiendo escaleras relativamente. Podemos observar hombres en un comedor, otros subiendo escaleras, otros leyendo y otros caminando con cosas en las manos. La obra está en escala de grises. La obra puede aparentar la unión de mundos diferentes. Si observas que en un mismo tramo de escalera dos personas, colocadas en el mismo sentido de marcha, una sube y la otra baja, lo considerarías imposible. Es como si fuesen dos mundos distintos pero juntos, dos dimensiones en una. Así, diferentes personas comparten una misma vivienda sin enterarse en absoluto de la existencia de quienes se rigen por otro eje gravitatorio. Escher es un genial dibujante que pinta mundos imposibles, pero que de algún modo describen realidades profundas del nuestro. Según M.C. Escher en la obra” Relatividad” todo es relativo.


Elegí esta obra, porque lo más que me llamó la atención es lo creatividad, las ideas que Escher provoca en esta obra, los colores, su forma y lo más importante la manera el cual percibimos esta obra. Cuando la observas con mucha atención pensarías en que Escher estuvo pensando mientras la hacía. Pero si nosotros la observamos con atención nos volveríamos locos buscándole el sentido. Realmente es mareante comprobar cómo un tramo de escalera es utilizado por sus dos partes, arriba y abajo. Sin embargo, puedes observar que las dos personas bajan. Todo se mezcla, arriba-abajo, frontal-lateral, etc. La obra está en escalas de grises y el rayado de las superficies consigue aumentar el efecto de confusión que la obra nos produce. Esta obra puede tener muchos sentidos depende quien y como la percibe, pero describe un mundo en el que no se aplican las leyes normales de gravedad. La obra puede significar un mundo en torno a la realidad. En realidad, Escher no se dirige con sus obras a la parte racional y lógica de nuestro cerebro, sino a un mundo imaginativo del cual puede ser el mundo real. Tiene un mundo mágico perfectamente real y creíble.


Mi interés por esta obra fue porque mi profesor de Humanidades nos motivó a ver el arte de otra manera del cual nosotros estamos acostumbrado a percibirlo. Al observar su obra sentí una atracción por la forma interesante en que esta hecho la obra. Escher es impresionante, es un hombre muy productivo y capaz de realizar mundos nuevos e imposibles. Su especialidad es engañar nuestros sentidos. Cuando admiras sus obras siempre vas a dudar de lo que él ha realizado, pero luego que admiras bien la imagen, te va parecer una imagen muy atractiva. Su genialidad reside en confundir totalmente al observador mediante la presentación de situaciones raras pero tratadas con aparente normalidad. Según Escher, sus obras consisten básicamente en la "división regular del plano" y en la convivencia simultánea, aparentemente imposible pero real, de conceptos antagónicos como dentro-fuera, cóncavo-convexo, arriba-abajo, etc. Con las obras de Escher la lógica que creemos dominar se queda incompleta. Cuando observamos sus obras aprendemos lo más primario, pues nos obliga a realizar un esfuerzo adicional para comprender los engaños visuales, las perspectivas imposibles y los sentidos cambiados. Sus obras son impresionantes, jamás había visto un gran artista como lo es M.C. Escher.






Referencias: